Detalle de la olla.

Anuncios

Ahí les van algunas imágenes del trabajo de mis compañeras…

Esta bella obra en barro blanco es de Érika Lujambio.  Está en proceso, o sea que no se ha cocido aún.  En la cerámica Paquimé la pintura se aplica siempre antes del cocimiento.  De esa manera queda completamente integrada a la pieza.

Hoy tuve el gustazo de ir a mi taller de cerámica Mata Ortiz.

La pasamos maravillosamente Érika Lujambio, Natziheli Tarín, Teresa Cervantes, Eusebio Ortega (nuestro adorado maestro) y yo, la Westrup.  Las alumnas ceramistas todas concentraditas haciendo lo nuestro, cada quien con su proyecto.  Eso es lo que me encanta de mi taller, que cada quien tiene su propia idea y el maestro nos ayuda a desarrollarla, con la enorme experiencia que tiene con el barro y su “comportamiento”.  Es un deleite hacer esto.  Amo esta oportunidad.  Amo la cerámica Paquimé.  Es una conexión con la sensualidad y con la “concentrancia”… (jajaja).

Iglesia “Cristo Rey” en el centro de Cancún.

Esta iglesia, una de las primeras de la ciudad, fue construida por el Arquitecto Pedro Ramírez Vázquez.  Este arquitecto, fallecido hace poco tiempo, es el autor de la Basílica de Guadalupe, el Estadio Azteca, el Museo de Antropología, entre otras obras importantes de nuestro país.  De hecho, esta iglesia de Cristo Rey es muy parecida a la Basílica en la Ciudad de México aunque mucho más pequeña y fue construida con anterioridad al Templo Guadalupano.  No tiene columnas y se construyó siguiendo la pauta establecida por don Heberto Castillo, ingeniero civil y destacado político de izquierda, fallecido hace algunos años.  El Párroco de Cristo Rey es el padre José Antonio Blanco, excelente sacerdote de origen español, muy comprometido con Cancún y muy apreciado por la feligresía.  También los curas hacen cosas buenas, sólo que no son noticia.  Hay que ser justos, ¿no crees?