A dos años de ser aprendiz ceramista, discípula del Maestro Eusebio Ortega Moreno, originario de Juan Mata Ortiz, Chihuahua, México.

En mi taller acaricio el barro, lo maltrato, lo golpeo, me peleo con él y luego hago las paces.  A fuerza de golpes lo convenzo de brindárseme rendido.  Se  acomoda y se adapta a mis designios.  Se rinde ante mis caricias y torturas y al fin se me entrega sumiso.  Le doy forma y el lodo se transforma en algo, se define, se erige como una estatua.  Se diferencia y se vuelve único, se concretiza, se sustenta, se manifiesta…

Después, esa forma que mis manos revelaron de lo amorfo, esa construcción sin par, ese objeto único, se seca y se quiere terso y suave.  Y se pule, se desbasta, se bruñe y se abrillanta, una y otra vez, para volverlo joya, una olla-joya de estilo Mata Ortiz…

Y la meditación profunda sucede cuando comenzamos a pintar…

Anuncios

Un comentario en “A dos años de ser aprendiz ceramista, discípula del Maestro Eusebio Ortega Moreno, originario de Juan Mata Ortiz, Chihuahua, México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s